Me siento orgullosa y honrada de representar el 27 Distrito Legislativo en el Senado, edificando con la experiencia que gané durante mis 12 años en la Cámara de Representantes.

Entiendo las necesidades y preocupaciones de las familias en apuros para hacer rendir el dinero. En la Cámara, trabajé para aumentar fondos educativos para todo aprendizaje; expandí los servicios de salud para los niños, las familias y los discapacitados; desarrollé para niños y adultos un ambiente seguro para aprender, crecer y prosperar; resguardé las libertades civiles; y promoví oportunidades económicas para crear trabajos con sueldos vitales para el mejoramiento del bienestar de las familias.

Este trabajo no está terminado aún y tengo la intención de continuar como senadora para ser la voz de los necesitados.

Me han descrito como tan dura como un bistec de 50 centavos. Me encanta esa descripción. Mi fe y experiencia han motivado mi trabajo para mejorar la vida de los pobres. Mi carrera incluye una década de trabajo en colegios y universidades en cuatro estados y más de 30 años de trabajo en agencias de servicios sociales no lucrativas. Con cada puesto aumentó mi entendimiento sobre asuntos tales como servicios de salud, pobreza, personas sin hogar, homofobia, y la salud mental. Durante los intervalos entre sesiones, ahora trabajo y asesoro organizaciones no lucrativas conforme pasan transiciones de liderazgo.

Como hija mayor de una familia que era parte de la Fuerza Aérea con seis hijos, mis padres me enseñaron muchísimas lecciones de vida -una de ellas enfocada en el voluntariado. Mi voluntariado comenzó con Planned Parenthood [Plafinificación Familiar] en Bellingham, y continuando a la fecha. A través de organizaciones no lucrativas en toda la comunidad he desempeñado en mesas directivas; cocinado en la cocina del hospital, trabajado en casas de Habitad, y sido una Hermana mayor [programa Big Sister]. Que sea suficiente decir que una persona puede participar en muchas organizaciones maravillosas en casi 30 años. Lo sé, lo he hecho.

El Distrito 27 tiene historial de ser para el Senado una fuente de mujeres fuertes, dedicadas y entregadas —más recientemente, la senadora Debbie Regala y la senadora Lorraine Wojahn, con quien tuve la fortuna de servir como su ayudante durante la sesión legislativa de 1985. Es un honor el ahora tener el mismo puesto que esas estimadas senadoras tuvieron, después de su jubilación del servicio a la Legislatura.

Obtuve de la Universidad Western Washington mi licenciatura en Historia del arte, y mi maestría en Administración de educación superior de la Universidad del Estado de Colorado. Estoy casada con Howard Graham, un abogado del sector privado ejerciendo sobre asuntos de discapacidades. Hemos sido bendecidos con tres bisnietos, un nieto, y por 30 años he vivido dentro del distrito en un radio de 5 cuadras. Tengo 65 años y soy una fanática ávida del béisbol (¡Arriba Rainiers!).